domingo, 3 de febrero de 2008

Los aviones y yo

Nunca fui una persona que le guste mucho viajar en avión, pero me la bancaba y lograba disfrutar el viaje. Incluso cuando era mas chica quería ser azafata de avión. Recuerdo que cuando hacia viajes a Paraguay en avión siempre me quedaba con ganas de mas porque los viajes son muy cortos desde Buenos Aires.Luego (en diciembre de 1999) tuve la oportunidad de hacer mi primer vuelo trasatlántico cuando me fui a Madrid con destino final Edimburgo. Ya para ese entonces se me había ido de la cabeza el ser azafata y cuando subí al avión me resulto bastante fuerte el entrar y ver toda la gente (un boeing 747 lleno) y entonces pensé uuhh si este avión se cae somos un montón acá adentro. Seguí caminando por los pasillos y veía más y más gente hasta que llegue al lugar que me habían asignado y una de las chicas de la tripulación de cabina (sin que yo diga nada) me dijo que me quede tranquila que no pasaba nada. El viaje fue tranquilo, solo que al principio se sacudió un poco cuando estábamos sobrevolando Brasil pero en ese entonces yo estaba tan concentrada llorando porque me mudaba a Europa y no sabia cuando volvería a ver a mi gente así que no le preste demasiada atención a las turbulencias. Al final (4 meses después) volví y como en ese vuelo me toco una fija de tres asientos solo para mi me di el lujo de dormir y encima estirada...bueno, semi estirada.Siete años más tarde (octubre de 2006) me volví a subir al bicho gigante para venir a vivir junto a mi amor. En ese entonces no llore ni nada y puedo decir que fue el mejor vuelo de todos ya que ni se sintieron los movimientos. Llegue a Madrid, hice una escala de 12 horas y luego el vuelo a Estocolmo (4 horas de vuelo) donde también me recontra relaje y disfrute del viaje a mas no poder. A los 3 meses tuve que volver a Argentina a tramitar la visa de residente y puedo decir nuevamente que en el vuelo Estocolmo - Madrid estaba tan concentrada en mi llanto por tener que ir lejos de Stefan que ni me di cuenta del vuelo en si, solo llegue a disfrutar el ver los Pirineos desde el aire pero porque la chica que venia al lado mío me aviso. Es que me vio tan mal que me pregunto que me pasaba y yo le conté, entonces ella como para distraerme un poco me mostró algunas cosas que se llegaban a divisar pero yo solo vi. Los Pirineos, del resto ni me entere.Para el trayecto desde Madrid a Buenos Aires me toco el viaje que marcaría un antes y un después en mis viajes en avión. Cuando estábamos sobrevolando Brasil yo estaba en el baño y recuerdo que se encendió la luz de abrocharse los cinturones y el capitán aviso por altoparlante que estábamos por ingresar a zona turbulenta. Algo dentro mío me dijo anda rápido a tu asiento que esto no es joda y así lo hice, me fui abrochando el pantalón en el pasillo y apenas me abroche el cinturón de seguridad el avión cayo de manera abrupta no se cuantos metros y la gente empezó a gritar, luego volvió a subir de la misma manera en que bajo y estuvimos en el sube y baja abrupto por alrededor de 10 minutos. La gente gritaba a lo loco y puedo decir que no me asusto tanto el movimiento del avión sino que mas me asusto el griterío de la gente porque pensé que tal vez el avión se estaba rompiendo en alguna parte y ya sinceramente pensaba que la caída llegaría en cualquier momento. Cuando todo se calmo a mi me dio ataque de pánico y me desmaye, todo lo que quería era llegar y bajarme del bendito aparato.Por un largo tiempo me desentendí de este miedo, total tenia otras cosas en que poner mi cabeza, como ser el tema visa y mi relación con Stefan. Pero llego el 30/07/2007 y Oooh había que optar entre evitar subirme al pájaro gigante y quedarme en casa con todo lo que eso conllevaría o hacer tripas corazón, enfrentar al miedo y subirme nuevamente; Opte por lo segundo pero el vuelo se cancelo y tuve que esperar unas 12 hrs. en el aeropuerto. Ese tiempo fue para mí una prolongación de la agonía. Luego llego la hora de embarcar así que con las manos transpirándome a lo loco del miedo agarre mis cosas y subí. Demás esta decir que durante ese viaje llore un montón por el miedo la tristeza de dejar a mi gente y el cansancio de haber pasado la noche en el aeropuerto. Durante 10 hrs. más o menos no me moví de mi asiento. No se que paso pero ni siquiera tuve ganas de ir al baño. Debo destacar que la tripulación de cabina se porto maravillosamente bien conmigo ya que cada vez que entrábamos en turbulencia uno de ellos se sentaba al lado mío para calmarme. Así paso este vuelo y cuando el avión toco tierra en Madrid me fije que frenara ya que todavía estaba muy fresco lo que había pasado con el avión de Tam en Brasil. Dieciocho horas después estaba saliendo con destino a Estocolmo. No se por que en este trayecto no sentí tanto miedo, para mi era como que lo peor ya había pasado cosa que es totalmente tonta ya que para que pase algo en un avión se necesitan nada mas que una serie de hechos encadenados y listo. Lo que si, tampoco me olvide de fijarme que el avión se detenga a en el lugar correcto.Esta es un poco mi historia sobre mi experiencia en los aviones. Como dijo Marce una vez, puedo dar una cátedra de por que el avión es el medio de transporte mas seguro, pero luego de la experiencia que relate las cosas no volvieron a ser iguales para mi, al menos no durante este ultimo viaje. Habrá que ver que pasa cuando se me presente alguna nueva oportunidad de viajar, mas que nada ver como me siento, porque de ninguna manera pienso perderme de ir a algún lado por miedo, me empastillare o haré lo que sea necesario, pero viajo.

Natalia version diciembre de 1999 rumbo a las Europas

19 comentarios:

Marce dijo...

No necesito decirte cuanto te entiendo. Agradezco haber podido llegar a Suecia, hoy lo pienso y me parece mentira. Pero el miedo es asi IRRACIONAL totalmente. besos.

Buen hombre dijo...

Bravo. Has hecho un relato impresionante. Dos personas pueden sentir exactamente lo contrario con el mismo evento. Para algunos viajar en avión es sólo un trámite. Para otros es un colapso. Yo me traumatizo.

Elena dijo...

A mi emociona mucho volar. Y lo que me parece más exitante es el despegue. Esto a lo que se refiere en si el viaje en avión. Si hablamos del significado emocional de ir y venir de un lugar a otro, especialmemte cuando se trata de tu país es otra cosa. En ese caso yo pienso mas en los aeropuertos que es donde suceden las despedidas :(
Recibe un abrazo y que tengas una linda semana.

fuerza dijo...

Que linda estás en esa foto Nata!
a mí ya me da lo mismo volar, pero lo mío es otro cuento, soy como Mr Bean,... puras cagadas.

Gabriel dijo...

Muy buen relato, Nata. Yo no estoy muy seguro de qué pienso sobre los vuelos. Me gusta estar en los aeropuertos y dar vueltas mirando la gente, etc.

Pero me subo a los aviones y por lo general los asientos son demasiado chicos para mi generosa humanidad, viajo apretado, molesto y a veces hasta me siento humillado. No tengo miedo a los aviones, pero últimamente mis experiencias no han sido nada lindas.

cyn dijo...

mira que viaje varias veces en avion pero nunca tuve nada como lo tuyo, mas que movimientos de turbulencia suaves.
Igual para mi sigue siendo el medio de transporte mas seguro.

Freddy dijo...

Nata,

Que bueno que a pesar de las experiencias que has tenido con aviones no te limites a viajar. Si a mi me hubiera pasado lo que te paso a ti, probablemente no me quedaria ganas de volver a subirme a un avion!

Saludos.

Marian dijo...

"Lo que si, tampoco me olvide de fijarme que el avion se detenga a en el lugar correcto." No entiendo eso que decis de mirar que frene en el lugar correcto... ya se, que importa...no hace al relato... jajaja pero me da curiosidad.

Yo creo que lo que necesitas es un par de vuelos en lo que todos salga normal para volver a tenerle confianza. Fijae en el relato tuyo, la de veces que has viajado y solo en UNA hubo turbulencias, que aparte es algo que no es culpa del avion o el piloto sino e las cuestiones metereologicas.

Hay veces que no es tanto lo que esta pasando, sino el panico en el que entra la gente que empieza a los gritos.. y te asusta. NAturalmente todos nos asustamos, pero como siempre dicen...mantenerse en calma. A los gritos no vas a entender nunca que hay que hacer ni que pasa.

Maria Marta dijo...

A mi me paso lo mismo en un viaje de Madrid a Buenos Aires. El avion saltaba tanto que un par de veces la cola se me separo del asiento. No entre en panico pero defintivamente hubo un antes y un despues. Ahora un dia antes de viajar controlo el tiempo en Heathrow, las canarias, Brasil, es decir por donde va a pasar el avion. Sigo disfrutando del viaje, sobre todo con BA que siempre es un placer, pero no es lo mismo.

Otra vez despegamos de Buenos Aires con tormenta y el avion se movia un monton. Sabes que pelicula estaban pasando??? "La tormenta perfecta"!!! Ja ja ja No sabiamos si reir o llorar!!

Omar Magrini dijo...

Nata: Cuando vole por primera vez, (Bs. Aires, Río de Janeiro) me dije, nunca mas subo a un avión, se movió que parecia una coctelera, despues por mi trabajo me la pasba viajando por toda Argentina y me acostumbre, leo, como (Cuando es gratis) o duermo, eso sí, como soy muy largo siempre me acalambro, pero pido pasillo y mas de una vez, siento que alguien se lleva mis poernas por delante y me despierta. Hoy, es un trámite más, como tomar un bus.

Saludos y que tengas un lindo fin de semana!

Omar
Omar

Majo dijo...

Un poco entiendo ese miedo que sentís. Espero que con el tiempo y los viajes lo logres superar, porque viajar es una de las mejores cosas que hay en la vida.

Creo que depende mucho de la experiencia que una tenga.
Yo he tenido la mala suerte de agarrar muchas turbulencias, e incluso una tormenta tropical (o sea, casi huracán) en las islas canarias. Todos los vuelos se habían postergado, pero un piloto se animó a salir.. y en ese vuelo fui yo! Los sacudones me hacían saltar del asiento. El piloto nos hablaba continuamente durante todo ese vuelo (era un vuelo corto, de 40min) para avisarnos que se iba a sacudir mucho, pero que estuviéramos tranquilos o.0 No voy a negar que en ese momento tuve mucho miedo, ya en mi mente había dejado todo en manos de la suerte.

Pero bueno, me encanta viajar... y no puedo dejar de hacerlo. Me da miedo y también me divierte. Son sensaciones fuertes, pero valen la pena.

Besos

Gabriel dijo...

Nata, quisiera hacerte una pregunta pero no encuentro tu mail por ningún lado... me contactarías?

Gracias!

dispersa dijo...

Felicitaciones,gracias y ya hice el post,me demore ja ja .

Q bella en esa foto q estás

Un beso con mate

dispersa dijo...

NATA.



te invito a jugar,lee mi post t�tulo "CORRESPONDER"


te espero

Nata dijo...

MARCE: Si, ya se que en esto sos mi compañera de padecimiento. Aunque tambien estube leyendo una nota y dice que 1 de cada 6 personas padece alguna clase de miedo a volar, asi que no estamos solas.
BUEN HOMBRE: Bueno, yo tambien lo disfrutaba mucho y ahora, si bien no me traumatizo, no es igual que antes.
ELENA: Buen punto el tuyo, tal vez yo deberia volver a pensar no tanto en el viaje sino en el destino.
FUERZA: Jajaja si, lei tu post sobre uno de tus viajes en avion.
GABRIEL: Es que yo no se que pasa que los asientos de los aviones son re chicos y ni que hablar del espacio entre un asiento y otro. Cuando vole desde Madrid a Estocolmo veniamos en un Airbus y el espacio entre un asiento y otro era minimo, recuerdo que tube que hacer todo el trayecto con las piernas abiertas porque al estar en lista de espera no pude elegir ubicacion.

Nata dijo...

CYN: No niego de que es asi y con todo eso te digo de que lo prefiero antes que al barco, con todo eso te imaginas cuan bien me sentiria en un crucero jajaja.
FREDDY: Es que no quiero que ningun miedo me impida viajar, por eso junto las tripas con el corazon y me subo al avion.
MARIAN: Lo que quise decir es que me fijaba que la velocidad bajara. No se si en un par de viajes mas se me vuelva a pasar, tampoco creo que siga viajando tan tensionada como la ultima vez. Lo mas probable es que viaje un poco mas relajada pero siempre alerta.
MARIA MARTA: Bueno, parece ser que algunos de los que estan con el tema de la eleccion de programas o peliculas en el avion son mas que oportunos porque el otro dia vi en Youtube un video de alguien que filmo lo que estaba viendo en pantalla ya que le parecio muy poco oportuno que en un vuelo esten pasando "Seconds from disaster".
OMAR MAGRINI: Yo tambien soy larga y por esa razon si puedo voy bien temprano al aeropuerto a hacer el check in para poder elegir algunos de los asientos que estan al inicio de cada seccion cosa de no tener a nadie que me tire el asiento sobre las rodillas.

Nata dijo...

MAJO: Por supuesto que bien vale la pena viajar, sobre todo si al final del viaje nos espera algun destino desconocido o nuestros seres queridos. Mas alla del miedo que tengo a los aviones no veo la hora de volver a subirme a uno para ir a ver a los mios.
DISPERSA: Gracias, quiero mas mate.

yomerarubio dijo...

WOWW!! La verdad es increíble lo que relatas aquí, yo siempre he volado y la verdad nunca he tenido problemas durante los vuelos, es más bien en los tramites en tierra donde sucede algo.
Desde chica me he subido a los aviones y la verdad no me imponen, lo que si me resulta novedoso son los vuelos que tardan horas y horas, cuando volé a Suecia, ya me quería yo lanzar con paracaídas del avión y apenas llevaba 5 horas de vuelo, sufri horrible esperando que aterrizara el maldito avión, en fin.
Cuidate mucho chica, por aquí te sigo leyendo.
Saludos desde Tampico.

Ale Marge dijo...

Nunca tuve problemas en los aviones en mis viajes a Canadá, pero si te entiendo porque si hubiera visto a la gente gritar me agarra un ataque cardíaco. de todas maneras las turbulencias no me gustan para nada y siempre le miro la cara al personal de cabina para ver que no pase nada.